Saltar al contenido

#CRONICA / Club Negro, La Musica Que Te Hace Bailar.

 

“La música negra te hará bailar”, pero algún desconocido enfadado exclamó: “el rock no es para bailar”. Quizás aquel joven o no tan joven, nunca haya viajado en el tiempo como muchos de nosotros, con el blues, el soul y el funk en los 70. También es probable que esta música no le haya llegado aún, pero si, algún ritmo fusionado con el rock. Sin embargo, muchos de nosotros si tuvimos el valor de enfrentar al Club Negro 3: Willy Crook y los FT, Deborah Dixon y Zetta Blu, sin prejuicios ni fronteras, aunque bailemos bastante mal.

Arrancamos la noche con la mística del blues rock brasileño de Zetta Blu Zetta. La magia, la alegría y el arte callejero de peatonal, acompaña cada acorde con gritos de carnaval. Usted me dirá: Cómo se conjuga el blues, el rock y el carnaval brasileño? La respuesta puede estar en los ritmos, en la lucha, en el arte de la esquina, en la percusión de su grupo de músicos y en la energía de Z.

Tal vez, a esta altura todavía no bailábamos todos, estábamos aún tímidos. Pero el funk te invade y te pega en el pecho de la mano de Willy Crook (Pagina oficial) & Los Funky Torinos. Si estos ritmos no te hacen mover la cadera es porque literalmente deberías participar en alguna pelicula de zombies. La expresión de los vientos, la voz gruesa de Willy y los coros femeninos le dan una contundencia y color particular.

Pero la noche tenia mas para ofrecer. Imagínese si a estos sonidos le sumamos una voz caribeña con ritmos de Jazz, blues y soul. La excelente presencia de Deborah Dixon se sumó a la explosión de sentidos y nos hizo mover el bote. Pero también marcamos las baldosas y acercamos nuestros cuerpos. Se bajaron las luces y la dulce voz de costa rica, nos obligó a bailar más lento y sentir las energías en Club Paraguay.

Capaz sientas exagerada cada expresión, pero cuando la música negra y el ritmo llega, casi es imposible que tu cuerpo diga que no. Fuimos bendecidos con el baile y las buenas canciones. Nos vemos en el próximo encuentro y que la música te salve.

Crónica Nico Monasterolo Nico Monasterolo Prensa
Fotografía Pablo Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *