Saltar al contenido

#CRONICA / Armando Florever en Medio Mundo Cabaret. By Nico Monasterolo

 

Me gustaría, antes de hablar de Armando Flores y de su presentacion del sabado pasado en 990 arte club con Medio Mundo Cbaret, concretar un sueño. Uno olvidado y pisoteado, aquel en donde la música y el rock no son solo baladas para levantar princesas en peligro y vencer a un dragón. Donde los grupos musicales y estrellas de rock, no salen de un reality show. Aquel, donde el rock dice más cosas que la tapa de un disco frío y ambiguo.

Este sueño es el arte por el arte. Ese concepto, enterrado por muchos años, vendría a reconstruir una musicalidad llena de sentido, rebeldía y anarquía. Un sueño que nos lleva a la unión de lo dramático, al teatro, a la interpretación y a la lujuria descontrolada de creatividad.

Armando Flores, es lo que se perdió. El redescubrimiento del show en el limbo mismo, el arte callejero, el cimbronazo de una anomia social. Cuando pensábamos que el rock rebelde estaba muerto, el Ají le da vida con canciones llenas de valor, sumándole actores urbanos y Circo del Horror que te hacen tapar los ojos con un vaso de plástico por el miedo o la risa.

También, podes encontrar entre el público, una trapecista increíble e imitadores y humoristas ácidos, graciosos y rápidos (siempre es un desafío verlos luchar por la alegría y el asombro). Es el nuevo y viejo arte que te hace participar todo el tiempo. Mutantes del espectáculo y con mucho circo en las venas.

En este sueño, encontrás rock, Hip Hop, big box. Y cuando ese sueño se hace real en tu ciudad, en un show de Armando Flores, entonces queres volver y ser parte. Porque la música, el humor y sobre todo el arte, es lo que te sorprende. Ya que es único e irrepetible, es un momento que fluye y no sucede otra vez de la misma forma. Aplausos para el Ají Rivarola que sigue vivo en sus canciones, gracias por permitirnos percibir un show completo y en el mes de cumpleaños de un lugar sagrado: 990 arte club
Querían mística? Vayan a buscarla que no serán decepcionados.

Crónica: Nico Monasterolo
Fotografía: Sol Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *